Irma Grese

Irma Grese: La Mayor Asesina De La Historia

Irma Ilse Ida Grese conocida como Irma Grese, fue una niña buena y tranquila, nació un 7 de octubre de 1923 en Wrechen, Alemania. Quien se imaginaba que Irma Grese iba a ser la mayor asesina de la historia, la peor pesadilla de las mujeres judías.

La Historia

Irma GreseFue hija de un lechero disidente del Partido Nazi y de una mujer llamada Berta. Según su hermana Helene Grese (declaraciones efectuadas durante el juicio): “de niña era bastante tímida y en modo alguno violenta. Evitaba los enfrentamientos y en caso de peleas entre niños, siempre huía”.

El único trauma que es posible que tuviera, es el suicidio de su madre en 1936. Irma Grese a los 15 años de edad, decidió abandonar el colegio para integrarse a las juventudes hitlerianas.

Es por eso que se unió a la Liga de la Juventud Femenina Alemana, agrupación que su padre desaprobaba.

Necesitaba un escenario para poder sacar toda su maldad; así que a los 19 años fue nombrada supervisora de prisioneros en Auschwitz.

Los mayores crímenes que pudo hacer Irma Grese seria echar a famélicas judías a los perros hambrientos; matar a sangre fría con su pistola o golpear los pechos de las mujeres mas dotadas.

Cuando cayo Alemania en la segunda guerra mundial; sus crímenes la convirtieron en la mujer más joven en ser enviada a la horca bajo las leyes británicas, siendo ejecutada un 13 de diciembre de 1945 a sus 23 años.

De joven huía de los enfrentamientos sin buscar problemas con nadie, momento curioso cuando después fue una asesina en serie.

Los Crímenes De Irma Grese

Irma Grese ImageEn 1943 Irma entró en el Campo de concentración de Auschwitz, como guardia femenina, ese mismo año fue ascendida a supervisora; llegando a ser la segunda mujer de más alto rango después de María Mandel.

Tenia tal fanatismo por el nazismo que fue por eso que ascendió tan rápido; aunque también se dice que fue porque le gustaba compartir su belleza con oficiales de alto rango; como Joseph Mengele y Josef Kramer.

Unas 30000 prisioneras le fueron delegadas en Auschwitz, lo cual fue ideal para sacar su lado mas oscuro; cosa que Irma no dudó en aprovechar: primero en Auschwitz, luego en Ravensbruck y finalmente en Bergen Belsen.

Odiada profundamente por sus víctimas judías, se le apodaron bajo títulos como “El Ángel de Auschwitz”, “El Ángel de la Muerte”, “La Bestia Bella” o “La Perra de Belsen”.




Olga Lengyel

olga lengyelLengyel nació en 1908, en Rumania, en una región del entonces Imperio austrohúngaro hoy dominada por Hungría.

En tiempos de la Segunda Guerra Mundial estudió enfermería y fue esposa del doctor Miklos Lengyel, a quien asistía en su hospital de Cluj-Napoca antes de ser deportados a Auschwitz en 1944.

Fue una de las víctimas que sobrevivió a la crueldad de Irma Grese. Imaginar lo que tuvo que pasar esta mujer bajo el mando de tal desquiciada.

Varios años después de la gran tragedia, Olga reunió documentación y ordenó recuerdos para escribir Los hornos de Hitler; poniendo como introducción el perfil de Irma, se pueden citar estas palabras:

  • Irma Grese se adelantaba hacía las prisioneras con su andar ondulante y sus caderas en movimiento. Los ojos de las cuarenta mil desventuradas mujeres, mudas e inmóviles, se clavaban en ella. Era de estatura mediana, estaba elegantemente ataviada y tenía el cabello impecablemente arreglado.
  • El terror mortal inspirado por su presencia la complacía indudablemente y la deleitaba. Porque aquella muchacha de veintidós años carecía en absoluto de entrañas. Con mano segura escogía a sus víctimas, no sólo de entre las sanas, sino de entre las enfermas, débiles e incapacitadas.
  • A pesar de su hambre y penalidades, seguían manifestando un poco de su belleza física anterior eran las primeras en ser seleccionadas. Constituían los blancos especiales de la atención de Irma Grese.
  • Durante las “selecciones”, el “ángel rubio de Belsen”, como más adelante la llamaría la prensa, manejaba con liberalidad su látigo.
  • Sacudía fustazos adonde se le antojaba, y a nosotras no nos tocaba más que aguantar lo mejor que pudiésemos. Nuestras contorsiones de dolor y la sangre que derramábamos la hacían sonreír.

Asesina También De Niños

Además de sádica sexual, Irma Grese era una auténtica asesina cuya maldad no se frenaba ni con los niños; un ser que en promedio tenía la responsabilidad de unas 30 muerte. La revista digital FDM, en un artículo de Mónica González Álvarez, nos muestra parte de lo dicho en estos términos:

Otro de sus “modus operandi”, consistía en asesinar a las internas pegándoles un tiro a sangre fría. Los abusos sexuales y las torturas a niños estaban a la orden del día. Irma no conocía ni tenía límites. Su extremada depravación le llevó a pegar sádicas palizas con un látigo trenzado hasta provocar la muerte de las víctimas.

Aunque quizá lo más escalofriante de todo era el placer que se pintaba en la cara de Irma cuando las mordidas de los perros recaían sobre prisioneras judías que, en muchos casos, el hambre prolongada había reducido a puro hueso y pellejo. Luba Triszinska, sobreviviente del Holocausto, afirmó durante el Juicio de Bergen Belsen que Irma:

“No daba de comer a los perros, los mantenía enjaulados durante días con el bozal puesto. Cuando una prisionera caía al suelo desfallecida, mandaba a su criada polaca que trajese los perros y los azuzaba; lanzándolos contra aquellas mujeres desnutridas que apenas podían defenderse y que eran despedazadas vivas por los animales”.




Irma-Grese-en-el-banquillo-de-los-acusados-durante-los-juicios-de-Belsen

Testimonios De Las Victimas

Los testimonios contra ella incluyen cosas terribles, las identidades de quienes emitieron los testimonios están en el paréntesis del final en cada caso numerado:

  • Hacer que los perros devoren a prisioneras desnutridas y/o cansadas (Luba Triszinska)
  • Azotar los senos de las prisioneras “bien dotadas” para que se les infecten las heridas y ella se excite en la operación de extirpación sin anestesia (Gisella Pearl)
  • Tener aventuras bisexuales y, en los últimos tiempos, varios romances lésbicos con internas (Isabella Leittner y Olga Lengyel)
  • Obligar a los internos a hacer flexiones por horas, latigueando al que paraba (Helene Klein)
  • Golpear a los internos (Gitla Dunkleman y Dora Szafran)
  • Poner en formación por horas a los internos, portando piedras pesadas en sus cabezas (Klara Lebowitz)
  • Ser una de las personas responsables, en Auschwitz, de seleccionar presos para las cámaras de gas (Gertrude Diament y Ilona Stein)
  • Haber sido responsable, durante su estancia en el Comando de Castigo, de al menos 30 muertes diarias (Helene Kopper)

La Negación De Irma Grese

Sin embargo Irma Grese no aceptó todos los cargos que se formularon en su contra: negó haber usado perros contra las prisioneras; haber disparado a sangre fría a las internas, azotar senos con su látigo, entre otras cosas.

Solamente aceptó haber golpeado a las prisioneras pero con las manos y “por alguna buena razón”; presenciar selecciones para las cámaras de gas; haber empleado el látigo para poner y mantener el orden en las formaciones y haber sometido a los internos a sesiones deportivas como una forma de castigo. Con todo los testimonios y las evidencias bastaron para formular cargos suficientes; como para justificar la sentencia de muerte en la horca.

La historia nazi esconde muchos enigmas y misterios; una gran historia es también la del Mentalista De Hitler, te quedaras de piedra cuando sepas su historia real. Espero que te haya gustado este articulo y nos vemos en el próximo misterio.

Irma Grese El Documental

Deja Tu Comentario

Comentarios

Deja un comentario